Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Old women friends

 

¿Quién no conoce a ningún compañero de clase de su hijo diagnosticado de TDAH, o está viviendo en su propia familia este trastorno? Aunque en realidad el Trastorno por déficit de Atención puede cursar con o sin Hiperactividad, en ambos casos propicia el bajo rendimiento escolar, genera tensiones familiares, y mina la autoestima del niño. Sin entrar en la polémica de si está hiperdiagnosticado, y si es necesario o no medicar a estos niños (y adultos, porque el TDA con y sin hiperactividad no es exclusivo de los niños), hay suficiente evidencia científica para apostar por la suplementación nutricional.

Dentro de los suplementos nutricionales que podrían ayudar, tenemos quizás como estrella indiscutible el DHA, ácido graso de la familia de los Omega 3 que se encuentra en gran concentración en las membranas neuronales, aportándoles fluidez y permeabilidad, e influyendo en la sinapsis y el metabolismo de los neurotransmisores.

Varios estudios demuestran la importancia que tiene el DHA durante las etapas de formación del cerebro en la gestación, especialmente en el segundo y tercer trimestre de embarazo. Y este crecimiento continúa durante la infancia, de manera que el niño va a continuar necesitando de un gran aporte de DHA. Su déficit, estaría ocasionando anomalías en los sistemas que modulan la atención, la motivación y la emoción, que condicionan la conducta humana. No es casualidad que la EFSA ( European Food Safety Agency), que es la Agencia Europea que regula todos los aspectos relacionados con la normativa de seguridad alimentaria, haya considerado el DHA como indispensable para el funcionalismo cerebral.

Dado que nuestra alimentación es deficitaria en Omega 3 en general (también por tanto en DHA), y que otros ácidos grasos están ocupando su lugar en las membranas neuronales, es lógico pensar que la suplementación con DHA ayudará a un mejor funcionalismo neuronal. En este sentido, existe ya una larga lista de experiencias y ensayos clínicos publicados, que citan la existencia de grupos de niños con TDA (con y sin Hiperactividad) que responden bien a la suplementación, aportando mejoras en el comportamiento, la atención, alfabetización y emotividad. Incluso hay estudios que describen mejora en niños que estaban medicados pero que no habían respondido favorablemente a la medicación.

Es especialmente resaltable también la posible aplicación del DHA en las embarazadas que padecen TDAH, dado que la medicación es complicada durante el embarazo, y en cambio el DHA es beneficioso tanto para ella como para el desarrollo del futuro bebé.

Por todo lo anterior, la tendencia en el tratamiento del TDAH en los últimos años tiende a ser multimodal, siendo este tratamiento tanto psicológico, psicopedagógico, dietético y, si es necesario, farmacológico.