Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
fertilidad

 

Cuando una célula está sometida a estrés oxidativo, pierde la capacidad de funcionar óptimamente y realizar sus funciones. Esto sucede en todas las células del organismo, incluidos los óvulos y los espermatozoides.

 

El estrés oxidativo se da por factores ambientales, como el humo del tabaco y la contaminación ambiental, por una alimentación deficiente que no nos aporte los antioxidantes necesarios para neutralizar este estrés, por ejercicio físico intenso, por falta de sueño,  consumo de alcohol,  estrés laboral... Es por ello que la tasa de infertilidad asociada a estos factores, está creciendo en nuestra sociedad, y se da tanto en hombres como en mujeres.

 

En consecuencia, para facilitar el embarazo, es importante seguir unos hábitos de vida saludables para contrarrestar este estado oxidativo.

 

Cuando el fluido seminal y fluido folicular tienen déficit de antioxidantes, la suplementación con antioxidantes ha demostrado beneficios. Es aquí donde el DHA influye positivamente, siempre y cuando este DHA sea capaz de generar el glutation intracelular, el gran antioxidante de los mamíferos. Nuestra molécula de DHA, Tridocosahexaenoina-AOX,  tiene concedida la patente mundial como antioxidante celular, ya que ha probado sobradamente esta capacidad.

 

Por este motivo, nuestros primeros ensayos clínicos, se centraron en reproducción masculina, demostrando mejorar de manera estadísticamente significativa la capacidad antioxidante del fluido seminal y la fragmentación oxidativa del ADN espermático, favoreciendo la reproducción. La dosis empleada fue de 1 gramo de DHA al día, que no es una dosis alta teniendo en cuenta que la EFSA (el organismo que regula en Europa la suplementación nutricional) tiene establecido como límite de ingesta 5 gramos diarios (de ingesta conjunta de DHA y EPA). Además el DHA es el ácido graso poliinsaturado mayoritario en esperma, y el déficit nutricional que sufrimos de DHA de manera general en nuestra sociedad, hace que sea un suplemento imprescindible cuando se habla de fertilidad.

 

¿Y qué pasa si la pareja ya ha pasado a un proceso de reproducción asistida? La suplementación es igualmente importante en este caso, ya que mantener un buen estado antioxidante va a aumentar las probabilidades de éxito del tratamiento. Por otro lado el DHA confiere fluidez a las membranas de las células a las que se incorpora, y esto es muy importante para preservar la calidad de los espermatozoides cuando van a pasar por un proceso de congelación/descongelación.

 

Hay factores que influyen en la baja fertilidad que tienen más difícil solución, pero en el caso de la oxidación, la respuesta al problema afortunadamente es sencilla, y está en la suplementación.